Argentina 2 – Paraguay 2: Cielo e Infierno

argentina-paraguay-copa-america-2015
Increíble debut de la Albiceleste en esta nueva edición de la Copa América. Los dirigidos por Gerardo Daniel Martino protagonizaron un primer tiempo en el cual pudieron haber goleado a su rival, pero Ramón Ángel Díaz (el argentino que dirige al seleccionado Guaraní) realizó la lectura de juego que le posibilitó a su plantel poder levantar con actitud y algo de fútbol un partido que se conducía por los carriles de un papelón.

Por Juan Pablo Cuello Morales

¿Fue muy bueno el primer tiempo jugado por la Argentina, o realmente fue una pesadilla de funcionamiento lo demostrado por Paraguay? Ni una cosa ni la otra. Desde el punto de vista argentino, debe entenderse que el dispositivo táctico determinado por el “Tata” fue el adecuado para los elementos que desparramó en el campo de juego. Hicieron todo bien: una dupla de centrales que se paraba cortito, bien asistido por la dirección y la generosidad de Mascherano, con un superlativo Ever Banega que en silencio “patrullaba” alrededor del “Jefe” para sacrificarse en post de las subidas de Di María por izquierda y Pastore por derecha, y el por demás entendido trabajo entre Lionel Messi y el “Kun” Agüero.
Pero en el complemento, Ramón Díaz analizó la profunda debilidad que brindaba argentina por el lateral de Facundo Roncaglia. Reemplazó al amonestado Richard Ortiz por Derlis González, jugador que en dos minutos cometió dos infracciones de amonestación que solamente merecieron un primer castigo por parte del Juez Principal, Wilmar Roldán, de aceptable tarea, pero que sirvió para tranquilizar al mediocampo central y darle espacio de juego a un Néstor Ortigoza que en silencio fue comenzando a practicar el criterioso fútbol que lo caracteriza. Y cuando parecía que el ingreso de Edgar Benítez por Bobadilla parecía carente de razón, el “Pelado” terminó de desestabilizar el dispositivo táctico de un Martino que erró completamente en todas las modificaciones que realizó.
Volviendo al desarrollo del encuentro en sí, lo dicho, Argentina fue un torbellino en el primer tiempo, con unos primeros minutos donde el juego ofensivo fue claramente lateral. Se observó durante el desarrollo de todo el encuentro el “Laboratorio” de Martino en pelotas paradas, con acciones que trataron de buscar sorprender al rival pero que no encontraron una acertada ejecución final. Lionel Messi se transformó en un arma individual y colectiva importante para el andamiaje del seleccionado argentino, posibilitando que con una corrida suya el defensor Samudio lanzara hacia la posición de su arquero una pelota muy corta que con un pique aprovechó el oportunista Agüero, quien eludió a Silva y definió cruzado. Así, en el minuto 28, llegaría el primer gol del encuentro.argentina_paraguay_3_0
Siete minutos después sería Lionel Messi desde los doce pasos quien sentenciaría el 2-0 con el que el culminaría la primera mitad. La pena máxima sería sancionada por Roldán cuando Di María quedaría trabado torpemente entre las piernas del mismo defensor que con anterioridad había errado tan feo en la asistencia hacia su arquero, dentro del área penal.
Messi-Argentina
Hasta allí, quizás uno de los mejores 45 minutos de la era Martino. La Argentina era un equipo compacto, donde cada uno sabía su libreto y el de su compañero. Por tanto, como un único bloque, se atacaba y se defendía.
Sin embargo, en el complemento, el seleccionado albiceleste fue cayendo lenta e inexorablemente en lo más profundo de sus miserias. Si bien no resignó la idea del ataque, Ramón Díaz dio una acabada muestra de superioridad táctica con la modificación anteriormente mencionada y desde lo motivacional le abrió las puertas a la aparición del amor propio de sus dirigidos. Ortigoza y Bobadilla comenzaron a “clavarle estiletes” a sus delanteros ante la atenta mirada de la dupla conformada por Otamendi y Garay, siendo primero Nelson Haedo Valdez con un milimétrico remate de media distancia ante un muy adelantado Romero el que marcaría el gol del descuento en el minuto 15.
paraguay festejo haedo valdez
A partir de allí todo aquel orden táctico y el equipo corto de Martino se deformó en un arresto de individualidades que si bien intentaron asestar duros golpes contra el arco defendido por el seguro Silva, trajeron a colación en la memoria de los seguidores de este seleccionado a aquellas presentaciones en donde los argentinos intentaron de todo sin recibir nada a cambio. Por tanto, el empate se veía venir.
Y así fue. Ramón terminó de compensar el mediocampo al sustituir al agotado Bobadilla por Benítez y le abrió la puerta del suicidio táctico a Martino, quien dispuso “de un saque” los ingresos de Carlos Tévez y Gonzalo Higuaín por Javier Pastore (en su mejor momento personal del partido, casualmente el peor en colectivo del equipo) y Sergio Agüero. Cuatro minutos después, Díaz le contestó con el ingreso de Lucas Barrios por Santa Cruz (el argentino nacionalizado paraguayo fue demasiado para el cuestionado Roncaglia), y cuando ya era demasiado tarde para recomponer filas, el “Tata” mandó al terreno a Lucas Biglia por un desconocido Ever Banega en lo que respecta a lo hecho en la primera etapa.
Y de tanto ir e ir, en el mar revuelto la ganancia es del pescador. En el último minuto y tras un tiro desde la esquina, ese mal endémico del fútbol rioplatense llamado “el rebote” (que tan bien suelen trabajar seleccionados como el brasilero) le quedó servido para una exquisita definición a la carrera de Lucas Barrios con botín izquierdo bien abierto, que se dirigió como cual misil antibuque con total dirección hacia la cueva derecha del insípido Romero.
gol lucas barrios
Así quedó sentenciado un empate con sabor a derrota para Martino y equipo. No solo por lo demostrado en el primer tiempo, que fue muy bueno, sino especialmente por lo desarrollado desde las sustituciones, que fueron muy malas. Los paraguayos festejaron el empate como lo que fue, un auténtico triunfo del carácter de sus jugadores y de la sabiduría táctica de su entrenador, el que sigue dando sumadas muestras que de fútbol sabe (y mucho).
 
ARGENTINA: Sergio Romero (5.50); Facundo Roncaglia (4), Ezequiel Garay (5), Nicolás Otamendi (6) y Marcos Rojo (5.50); Javier Mascherano (6), Ever Banega (5) y Javier Pastore (5); Lionel Messi (7), Sergio Agüero (6) y Angel Di María (5.50).
Sustituciones: 29 ST: Carlos Tévez (5) x Javier Pastore, y Gonzalo Higuaín (4) por Sergio Agüero; 35 ST: Lucas Biglia (5) x Ever Banega.
DT: Gerardo Daniel Martino (4: erró lo conceptos tácticos del partido en los momentos claves).
Goles: 28 PT: Sergio Agüero; 35 PT: Lionel Messi (penal).
Amonestados: 40 PT: Facundo Roncaglia; 37 ST: Nicolás Otamendi.
 
PARAGUAY: Antony Silva (7); Marcos Cáceres (5), Paulo Da Silva (5), Pablo Aguilar (5) y Miguel Samudio (3); Raúl Bobadilla (6), Víctor Cáceres (5), Néstor Ortigoza (7) y Richard Ortíz (3); Nelson Haedo Valdez (6) y Roque Santa Cruz (5).
Sustituciones: ET: Derlis González (6) x Richard Ortiz; 21 ST: Edgar Benítez (6) x Raúl Bobadilla; 33 ST: Lucas Barrios (7) x Roque Santa Cruz.
DT: Ramón Ángel Díaz (8: leyó correctamente el juego en el entretiempo y compensó al equipo para llegar a la definitiva igualdad).
Goles: 15 ST: Nelson Haedo Valdez; 44 ST: Lucas Barrios.
Amonestados: 23 PT: Pablo Aguilar; 38 PT: Richard Ortiz; 2 ST: Derlis González; 45 ST: Lucas Barrios.
 
JUEZ PRINCIPAL: Wilmar Roldán –COLOMBIA- (6: aceptable labor, debió ser más rígido en el tratamiento de las infracciones del jugador paraguayo Derlis González, quien debió irse rápidamente expulsado del partido).
PRIMER ASISTENTE: Alexander Guzmán –COLOMBIA- (6: sin inconvenientes, no tuvo exigencias).
SEGUNDO ASISTENTE: Cristian De La Cruz –COLOMBIA- (4: tuvo dos complicaciones en el final del primer tiempo, no sancionando un fuera de juego de Agüero y sancionando otro de Rojo que no lo era).
ESTADIO: “La Portada” de La Serena (muy bueno).

This article has 2 Comments

  1. Muy buen resumen Sr Cuello. Uno queda con la sensación de que si bien se redondeo un mal partido no fue justo el empate guarani debido a la gran cantidad de goles “errados” en el segundo tiempo. Si terminaba 5 a 2 nadie se podía quejar.
    Parrafo aparte: que opinion tendra ahora Jose Luis Felix Chilavert Gonzalez de Ramon Diaz ? ….

  2. Muy buen informe. A mi criterio creo que seria el purgatorio ! Ni el cielo ni el infierno. Ni se jugo un primer tiempo ideal, ni la producción del segundo es para pensar que no clasificamos.
    Gran labor tactica del Pelado Diaz, quien demostró que no sólo sale airoso con planteles de buenos jugadores. Deposito en ese monstruo de jugador que es Ortigoza, la confianza del medio campo y “el gordo” no defraudo.
    Preocupante la defensa nacional, quien da cabales muestras de no tener un referente, ni voz de mando. En la delantera, con planteos como el que vimos, Higuain esta completamente desconectado entre en el minuto que entre. Creo que son los dos puntos a evaluar por Martino, a quien le sobran cartas pero le falta suerte.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *