Chile 3 vs México 3: así ni

inicio texto chile mexico

Partidazo se vivió en la noche del lunes en Santiago, por la segunda fecha del grupo A. Chile y México igualaron en tres tantos en un cotejo vibrante, donde no faltaron las polémicas. Si bien el local quedó mejor perfilado para la definición del grupo, en la última jornada todo puede pasar.

Varios matices se pueden obtener de un partido como el que disputaron chilenos y mexicanos. El tipo de juego de cada uno, la forma de llegar a cada gol, el discutible arbitraje y sigue la lista.

Lo que se observó, por un lado, es que a Chile le cuestan las pelotas aéreas, algo que es un mal endémico en la gestión Jorge Sampaoli. Y se le agregó que la superposición de jugadores en defensa le costó caro. Y además que fue permisivo a las críticas, modificando el esquema de juego poniendo en los papeles dos delanteros como Aléxis Sánchez (demasiado encaprichado en hacer su jugada y su gol) y Eduardo Vargas. Del lado de los dirigidos por Miguel Herrera, se observó una buena predisposición al contrataque y rapidez para jugar en ese sentido, pero su defensa es muy permeable a las jugadas rápidas, agregándole cierta ingenuidad de los defensores a la hora de ir a buscar el balón.

Sin embargo este México, que no trajo a todas las figuras, tuvo contra las cuerdas a Chile con un intratable Matias Vuoso. Y además se plantó bien defensivamente en los primeros minutos, a sabiendas que el local se iba a ir con todo sobre el arco defendido por Corona. Con este empate, todavía mantiene las expectativas de clasificación sabiendo que tiene que definir con Ecuador. Puede ocurrir que tenga que usar la calculadora y esperar otros resultados, o clasificar como segundo de grupo. Chile está un poco más airoso en esa cuestión, pero no debe descuidarse.

Lo cierto es que el primer tiempo de la Roja fue de lo peor que se ha visto en la era del casildense al mando del equipo, evidenciando los problemas defensivos arriba descritos y con delanteros que se preocupaban más de marcar que de ser agresivos en el área.
Y Chile lo pagó caro, con dos goles aztecas en la primera mitad, que tuvieron su génesis en un mal gesto defensivo a los 20 minutos de partido (Vuoso recibió sólo un centro al medio del área, en el ataque había una amplia superioridad numérica del visitante) y el otro en un córner, en donde Jiménez a los 29 minutos saltó más que todos (sorpresivamente nadie cubrió el primer palo en la jugada). Al primer gol de Vuoso, el local respondió con un gol de Vidal de cabeza a lo Javier Margas, tras un tiro de esquina desde el sector derecho del ataque nacional. Y sobre el final de la primera parte, con un nuevo cabezazo pero esta vez de Vargas, los dirigidos por Sampaoli consiguieron nuevamente la igualdad. Se sufre por arriba, se empata por arriba.

gol vargas

El descanso obligó a reordenar todo en la Selección. Por suerte para la selección organizadora, ese cambio se produjo no sólo en la teoría sino que también en el campo de juego. Y no era tan difícil el cambio: con los mismo intérpretes, pero en sus posiciones más lógicas. Una línea de cuatro en el fondo; Vidal, Díaz y Aránguiz en el medio; Valdivia como enganche; y Alexis con Vargas en ataque. Simple, normal, tradicional y, lo más importante, efectivo. La Roja mejoró y encontró mejor ritmo, así llegó la ventaja, con un penal servido por Vidal.

penal vida

 

 

 

 

 

 

 

 

Una anotación histórica, el número 1000 en los libros de la escuadra nacional y un gol que deja al ex-Colo Colo a un gol de igualar a Enrique Hormazábal y Jorge Peredo como máximo goleador de La Roja en una Copa América.

El problema es que el festejo duró poco, porque Vuoso se escapó solo y definió ante la salida de Bravo, cuando nuevamente Chile quedó desordenado en defensa tras un largo pelotazo de los aztecas desde la mitad de la cancha.

3 a 3 vuoso

Claramente, la noche del combinado criollo estaba hecha para el sufrimiento local. El desperdicio de los primeros 45 minutos seguía en la mente de todos. Un tiempo regalado es demasiada ventaja.

Al cierre, Sampaoli intentó salvar su noche de confusión con el ingreso de Pinilla, pero faltando menos de 10 minutos para concluir un partido a puro gol. Antes, le habían anulado un gol legítimo a Sánchez. Ya era tarde, el empate estaba sellado. En este partido se vio que sobre Chile se cierne una presión muy grande ya que por ser el organizador y por los jugadores que tiene, se ve en la obligación de campeonar por primera vez en la competencia. Algunos jugadores lo sienten, y sobre todo Sampaoli lo siente.

Para el final, no se dirá que el arbitraje fue temerariamente sospechoso, teniendo en cuenta que la terna que impartió justicia era peruana, pero sugestivamente el primer asistente anuló dos goles perfectamente lícitos ya que ambos jugadores estaban en la misma línea de la jugada y que podrían haber hecho que Chile ampliara el marcador.

offisde mal sancionado

 

 

 

 

 

 

 

 

El penal que sufrió Vidal en la segunda mitad tras una intempestiva atropellada del defensor mexicano Flores fue claro penal.
Más allá de esto, La Roja lo empató por pura exclusividad, casi lo gana por lo mismo y casi lo pierde por lo mismo.

Síntesis:

chile mexico

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *