Chile 0 (4) – Argentina (1): y Chile salió campeón

CHILE - ARGENTINA

Jorge Sampaoli y la selección chilena lo lograron: por primera vez en la historia, Chile logró ganar la Copa América organizada justamente en su país. Derrotó por penales a Argentina por 4-1 luego de que en los 120 minutos regulares igualaran sin tantos.

Para el Mundial de Francia de 1998, en Chile se escuchaba una canción que remataba su estribillo diciendo “…que Chile va a ser campeón”. Algo que quedaba lejano, más por cómo se había llegado a ese mundial bajo el mando de Nelson Acosta y además por la historia de Chile a nivel futbolístico. Los encargados de tamaña ilusión eran la dupla Sa-Za (Marcelo Salas – Iván Zamorano).

Mundial de Sudáfrica 2010. Claudio Bravo; Gonzalo Jara, Ismael Fuentes, Pablo Contreras; Arturo Vidal, Mauricio Isla, Carlos Carmona, Jean Beausejour; Mark González, Humberto Suazo y Alexis Sánchez. Este fue el once inicial que cayó derrotado ante Brasil por 3-0 en los octavos de final del torneo. El director técnico de La Roja era Marcelo Bielsa. Aún con la derrota consumada, en Chile se vivió una revolución futbolística ya que la derrota era de pie y de igual a igual.

Copa América 2015. Bravo; Isla, Silva, Medel, Beausejour; Aránguiz, Díaz, Vidal; Valdivia, Sánchez, Vargas. El director técnico es Jorge Sampaoli. Con un equipo de nombres distintos pero con el mismo esquema de funcionamiento, el equipo logró por primera vez en la historia el título de la Copa América, y en su casa. Es un hito importantísimo en la historia del fútbol chileno, más aún porque el derrota fue Argentina, con Messi y todas las super figuras de la albiceleste.

El partido fue un choque de estilos similares, donde la principal misión era neutralizar al rival, no dejar que los creadores de juego tuvieran participación. Aún con virtudes y defectos, el equipo de Sampaoli fue más fiel a sí mismo, más auténtico, y en esa identidad más consolidada le impuso su sello al partido, aún a riesgo de darle al rival todo el campo a sus espaldas, como en esa última jugada de los 90, con Messi, Lavezzi y la chance perdida en la línea por Higuaín. En cambio, Argentina quedó a media agua, indecisa entre la presión alta y la pelota al piso que es la idea madre del entrenador, y la realidad de un partido que lo fue tirando para atrás. Y en ese vaivén quedó mitad del equipo de un lado y mitad para el otro, con los delanteros flotando en intrascendencias, mientras los de atrás, sin opciones de pase claros, fueron presa fácil de la presión chilena.

A partir de una línea de tres centrales, los laterales chilenos tiraban largo y rápido, una tortura sobre todo para Rojo. No daban abasto los medios de Martino ante el acoso de Chile. Jugaba La Roja de manera agresiva, sincronizada, colectiva, como si fuera un solo jugador, llegando con hasta cinco futbolistas, una vez y otra, sin parar, sin concesiones; no concedía un respiro salvo cuando la pelota llegaba al Valdivia. Al Mago, sin embargo, le llegó pocas veces el balón en un partido muy comprimido, sin ningún respiro, salvo cuando en el otro bando aparecía Messi. Pero el 10 estaba tan fuera del partido que incluso sacaba de banda, ni que fuera para tocar la pelota, aburrido porque los suyos no sabían cómo encontrarle y los contrarios sabían esconderle, ya fuera con la presión, con la marca por aburrimiento. Argentina se fue empequeñeciendo, cada vez más sometida, entregada a los pelotazos, ya con Higuaín en la cancha como sustituto del Kun.

Martino acabó por cambiar a Pastore y dio entrada a Banega, señal de que veía al equipo desordenado y desorientado, sin brújula, superado por el alto voltaje de Chile. Ya se sabe que al entrenador argentino siempre se le acusó de no saber intervenir cuando sus equipos se van deshaciendo; le pasó con Argentina; antes con el Barça.

La Roja cerró su cancha y se arrimó muy bien en la contraria. El problema es que continuaba sin atinar en el último pase y menos en el tiro a gol. La falta de precisión emborronó su fútbol entusiasta, y de nuevo en el foco estuvo Alexis. Al delantero se le escapó por un palmo una difícil volea que enganchó a la media vuelta y el partido caminó irremediablemente hacia la prórroga porque el árbitro no pitó un penalti de Silva a Rojo y después, en la última acción, Higuaín no embocó una asistencia de Lavezzi, habilitado por Leo.

Una jugada de Messi le podía haber dado la Copa a Argentina. El desgaste había sido tan tremendo que el alargue fue un tormento para los dos equipos, reiterativos en el cuerpo a cuerpo, en las faltas, en los errores, en las lesiones; a todos, agotados, derrengados, acalambrados, se les subía el gemelo. Hasta Mascherano, una fiera en un partido de gladiadores, se comió la pelota y habilitó la carrera de Alexis, fallón ante Romero. No hubo manera de meter un gol y hubo que recurrir a los penaltis, como demandaba una noche más emocionante que futbolera, y allí la pasión fue chilena, de Bravo y de Alexis.

En el último penal, el que le daba la posibilidad de darle la bienvenida a Chile en el olimpo de ganadores, Aléxis Sánchez la picó a lo Antonín Panenka, o a lo Sebastián Abreu para los más contemporáneos. Y a festejar.

Gol de Alexis en definición por penales

Cerca de 40000 personas festejando en un estadio que, como dijo acertadamente Jean Beasejour, “En un lugar donde hubo tanta tristeza y muerte, hoy le dimos una alegría a Chile”. Y casi 17 millones de personas festejaron a lo largo de todo el país. Una vez más, el método Bielsa hizo de las suyas, paradójicamente contra el país que lo hizo conocido.

festejos copa america

Síntesis

Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Nicolás Otamendi y Marcos Rojo; Lucas Biglia y Javier Mascherano; Javier Pastore; Lionel Messi, Sergio Agüero y Angel Di María. DT: Gerardo Martino.

Chile: Claudio Bravo; Mauricio Isla, Gary Medel, Francisco Silva y Jean Beausejour; Marcelo Díaz, Charles Aránguiz y Arturo Vidal; Jorge Valdivia; Alexis Sánchez y Eduardo Vargas. DT: Jorge Sampaoli.

Cambio: PT 34m. Ezequiel Lavezzi por Di María (A). ST 29m. Gonzalo Higuaín por Aguero (A) y Matías Fernández por Valdivia (CH) y 35m. Ever Banega por Pastore (A).Suplementario: 5m. del primer tiempo Angelo Henríquez por Vargas (CH).

Amonestados: Mascherano, Rojo y Banega (A). Medel, Díaz, Silva, Aranguiz y Vidal (CH).

Definición por penales: Argentina: Messi (convirtió), Higuaín (erró) y Banega (atajado), Chile: Fernández (convirtió), Vidal (convirtió), Aranguiz (convirtió) y Sánchez (convirtió). Estadio: Nacional (Santiago de Chile).

Arbitro: Wilmar Roldán (Colombia).

Público: 45.693 espectadores.

festejo chile campeón copa america

 

 

Festejo Chile en La Moneda

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *