[RUSIA 2018] Argentina 1 – Islandia 1: La Era de Hielo

Para muchos, impensado. Para quienes seguimos el fútbol, su actualidad, algo que podía suceder. Y sucedió. En su debut, la Selección Argentina no pudo ante el orden táctico de la ya no tan sorprendente Islandia, seleccionado que en tren de lo protagonizado en la última edición de la Eurocopa sigue demostrando lo difícil que es jugarle a un equipo que tiene el libreto sobradamente estudiado.

Por Juan Pablo Cuello Morales.

Todo el orden que Islandia posee, la Argentina no tiene, sólo ostenta un esquema que hasta los futbolistas parecen no entender. El claro ejemplo, Lucas Biglia, que en el primer tiempo no sabía si jugaba de cinco, de ocho o hasta de tres. Y en el arranque del complemento, ya quizás por necesidades del juego y cuando se había acomodado como volante central típico, es reemplazado por Banega. Mensajes claramente equivocados que desde la conducción táctica dejan bien en claro que es un Mundial en donde la Albiceleste nuevamente deberá depender de sus factores individualidades.

Si hablamos de individualidades, conmovedora la capacidad de reinvención de Javier Mascherano, quien nuevamente dio mostradas clases de su nivel intacto y de una categoría que supera por lejos al promedio de sus compañeros. Veterano y todo, se volvió a mostrar veloz y se erigió como la gran figura del encuentro, junto con la seguridad demostrada por el arquero islandés, Halldorsson, quien no solamente rechazó lo que le lanzaron sino que también le rebotó un tibio penal a Lionel Messi.

Argentina se había puesto en ventaja a los 18 minutos del primer tiempo merced a un gol “premier league” de Sergio Agüero, que logró generarse su espacio de rotación dentro del área grande de Islandia para sacar el latigazo de zurda que terminó vulnerando la presencia de su golero.

Ya partió el remate de Sergio Agüero para fusilar al arquero rival y poner la ventaja parcial de Argentina, que parecía que se llevaba el partido por delante. (Foto: mundodeportivo.es).

 

Y cuando uno pensaba que otro partido comenzaba, rápidamente una serie de indecisiones de Caballero tras sendos centros al punto penal terminaron por determinar el empate con un certero ingreso por el centro del área de Finnbogasson, el único delantero de los europeos que esforzadamente la empujó dentro del arco argentino.

Wilfredo Caballero dejó corto el rebote, no la pudo despejar la defensa argentina, aprovechó las gentilezas Finnbogasson para poner el 1 a 1, que a la postre sería el resultado final. (Foto: el comercio.pe).

 

Lo que siguió es harto conocido. El control de la posesión del balón por parte de los argentinos, por momentos demasiado horizontal e intrascendente, dependiendo del desequilibrio de un Messi que fue de mayor a menor y que terminó con un dudoso penal despilfarrado.

Hannes Halldorsson ataja el penal ejecutado por Lionel Messi, arrojándose sobre su palo derecho. En los pies de la pulga estuvo el triunfo de Argentina. (Photo by Ryan Pierse/Getty Images).

 

Islandia simplemente se limitó a aguantar bien parado atrás, con los dos centrales marcando geométricamente el movimiento de las dos líneas de cuatro que se paró en los 25 metros finales del terreno de juego, haciendo casi imposible la consecución de una jugada colectiva efectiva. Desde la pelota parada tampoco se logró trascender ante el seleccionado con promedio de altura más alto de la Copa del Mundo.

Sampaoli tampoco acertó en los cambios. En el momento en que Biglia encontró su posicionamiento decidió su reemplazo por un Banega que no aportó variantes, y ya los restantes fueron un cambio posicional típico (Pavón por el nuevamente inexpresivo Di María) y otro clásico de búsqueda de resultado (Higuain por Meza)

Fue malo el arbitraje de la terna polaca. Szymon Marcyniak, quien debutaba en mundiales con el arrogante título de ser uno de los jueces europeos con más experiencia en el uso del VAR desde el campo de juego, complicó sus fallos vitales con penales que lo fueron no sancionados (dos para Argentina, uno para Islandia), y otro que finalmente sancionó sobre el que quedaron muchas dudas. Debe decirse que tampoco recibió un apoyo decisivo de parte de sus Asistentes, quienes solían fallar siguiendo el tren del Juez Principal, desligándose de la toma personal de decisiones, lo que generó sobre todo en el primero de ellos la toma errática de decisiones (erró en un off side no sancionado y en decisiones básicas como saques desde la meta que fueron sancionados como tiros desde la esquina)

De esta forma, Islandia sigue logrando sus objetivos soñados y la Argentina sigue sin poder sacarse de encima el maleficio de las complicaciones. Modelos contrapuestos de sociedades donde el orden colectivo obtiene resultados ante el peso de individualidades que siguen sin aparecer en los momentos necesarios. Por fuera de ello, grupo totalmente abierto, a la espera de un choque entre nigerianos y croatas que será decisivo a la hora de planificar lo que se viene para ambas selecciones.

 

ARGENTINA (1): Wilfredo Caballero (5); Eduardo Salvio (5), Nicolás Otamendi (5,50), Nicolás Tagliafico (6) y Marcos Rojo (5); Lucas Biglia (4) y Javier Mascherano (8); Maximiliano Meza (5,50), Lionel Messi (6) y Angel Di María (4); Sergio Agüero (6)

Sustituciones: 53´ Ever Banega (5) por Lucas Biglia; 74´ Cristian Pavón (6) por Angel Di María; 83´ Gonzalo Higuaín (X) por Maximiliano Meza

No Ingresaron: Franco Armani, Nahuel Guzmán, Federico Fazio, Gabriel Mercado, Cristian Ansaldi, Giovani Lo Celso, Marcos Acuña, Enzo Perez y Paulo Dybala

Gol: 18´ Sergio Agüero

D.T.: Jorge Sampaoli (4): Paró mal al equipo, sus modificaciones no fueron las más acertadas, transmite nerviosismo desde el banco de suplentes. Argentina depende claramente de la capacidad de sus individualidades y pagará caro sus errores ante equipos tácticamente ordenados y con ideas más claras, independientemente de su nivel. Islandia fue la gran muestra de ello.

 

ISLANDIA (1): Halldorsson (8); Saevarsson (6), Arnason (6), Sigurdsson (6) y Magnusson (6); Gudmundsson (6), Gunnarsson (6), Hallfredsson (6) y Bjarnasson (6); Sigurdsson (7) y Finnbogasson (7)

Sustituciones: 62´ Gislasson (6) por Gudmundsson; 75´ Skulasson (6) por Gunnarsson; Sigurdarsson (X) por Finnbogasson

No Ingresaron: Trasutasson, Fridjonnsonn, Runarsson, Gudmunsson, Schram, Bodvarsson, Skulasson, Eyjolfsson e Ingason

Gol: 24´ Finnbogasson

D.T.: Heimir Hallgrimsson (7): Orden, disciplina, compañerismo. Nunca se desordenó. Todos los jugadores tuvieron su relevo a tiempo. Se refugió en defensa por razones lógicas, pero solamente tras el empate, y particularmente en el segundo tiempo, donde los centrales marcaros los tiempos y las distancias de esos impenetrables 15 metros junto a los dos delanteros. Excelente planteo para un seleccionado que se reconoce inferior desde lo individual pero que demostró desde lo colectivo la superación de aquel que logró el rendimiento soñado en la pasada Eurocopa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *