[BRASIL 2019] Uruguay 1-0 Chile: por una cabeza…

Por: Mike Luca (@MikeLuca7)

Uruguay venció a Chile por 1-0 en el mítico Estadio Maracaná. El único tanto del encuentro fue convertido por Edinson Cavani, de cabeza, a los 83′ del partido. De esta manera, Uruguay enfrentará por los cuartos de final a Perú y Chile hará lo propio frente a Colombia.

Un “match” con historia, una disputa con una considerable rivalidad por una reciente polémica: recordemos que el 24 de junio (justo cuatro años atrás) del 2015, Chile y Uruguay se enfrentaron en la Copa América disputado en el país trasandino. Más allá del 1-0 a favor de “la roja”, hay que destacar la deplorable acción en la cual Gonzalo Jara provocó al centrodelantero y estrella Edinson Cavani, al tocarlo en sus partes íntimas. El juez central vió una agresión del delantero del PSG y decidió expulsarlo “al matador”. El central chileno quedó impune. Otra sería la historia si eso sucediera hoy en día, con la ayuda de la tecnología.

Yendo más hacia el partido, el técnico Reinaldo Rueda prefirió guardar algunos jugadores, considerando su clasificación asegurada y pensando en lo que viene: evitó poner a Arturo Vidal, para que el volante mixto no sea nuevamente amonestado y se le sea prohibida su participación en los cuartos de final. También guardó a Mauricio Isla (autor del gol de la victoria ante “los charrúas” en el 2015), Jean Beausejour y el ex-Boca, José Pedro Fuenzalida. Por el lado de Uruguay, buscaba con ansias un triunfo, para evitar a “los cafeteros” en la próxima instancia y enfrentar a una selección golpeada como la peruana.

El encargado de dominar la posesión del balón fue Chile, aunque no supo encontrar grandes situaciones en el primer tiempo para romper el cero. Apenas un disparo de Charles Aránguiz, que Fernando Muslera se encargó notablemente de desviarlo hacia un costado.

Mientras que los “del maestro” Washington Tabárez tuvieron una muy clara, de la mano de su máximo goleador histórico, ya que Luis Suárez aprovechó una mala salida del fondo rival, eludió al arquero Arias para que le quede la pelota muy larga sobre la línea, no pensó en enviar el pase al medio y decidió definir, pero el portero de Racing se pudo recomponer y envió la pelota al córner. Luego, insólitamente el delantero del Barcelona pareció haber exigido una mano al árbitro. Sí, del arquero. 

Tras algunas idas y venidas finalizaba el primer tiempo. Pero en el segundo todo iba a cambiar.

En el complemento las primeras claras fueron para Chile: primero, una ocasión para Lichnovsky, quién entró completamente sólo en el punto penal, le pegó de manera defectuosa y la pelota se fue desviada contra el palo. La otra fue para Paulo Díaz, que tras un error de José María Giménez pudo cabecear el balón tras un centro, con la mala fortuna de que el central del Atlético de Madrid se recompuso y logró sacar el balón en la línea.

La única gran emoción del encuentro llegó a los 83′, a lo Uruguay: Suárez se encontró en la puerta del área, la abrió con su pie zurda a la subida por derecha de Jonathan Rodríguez, éste enganchó de manera fantástica y vió en solitario al letal Edinson Cavani, le envió un gran centro y el delantero del Paris Saint Germain apenas pegó un salto y con plena soledad colocó el balón en el ángulo inferior derecho del guardameta Arias. Locura, desahogo, fiesta en Uruguay. Quiénes, junto a toda la afición, volvían a emocionarse en el histórico estadio de Rio de Janeiro. 

También hay que destacar una agresión innecesaria de, justamente Gonzalo Jara a un aficionado que entró al campo de juego vestido de gallo (seguramente hincha del Atlético Mineiro). El central de “la roja” decidió patearlo irresponsablemente al aficionado, en parte seguramente por la bronca del momento que decidió realizar su ingreso desafortunado. Según el reglamento, podrían suspender al jugador chileno por dos partidos por esta agresión, asi que tendremos que estar atentos a lo que sucede.

El partido finalizó de esa manera. Con una enorme desazón por el lado de los chilenos, quiénes ahora deberán enfrentar a una potenciada y poderosa Colombia en los cuartos de final. Mientras que para los orientales fue una fiesta absoluta, con un gustito de venganza por lo ocurrido en el 2015 y con la “tranquilidad” de enfrentar a un debilitado conjunto dirigido por Ricardo Gareca. Para que sus hinchas crean, confien y sueñen con su Copa América N°16, con la felicidad y seguridad absoluta que les entrega su equipo partido a partido, para que ellos únicamente se dediquen a alentar con una pasión emocionante, canten el himno de manera enérgica y griten a los cuatro vientos, su tan característico “Uruguay Nomá”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *