[BRASIL 2019] Brasil 0-0 Paraguay (4-3): ¡Justiça divina!

En el Arena do Gremio se enfrentaron Brasil y Paraguay por el primer partido de los cuartos de final de la Copa América. El encuentro fue atípico, ya que el local mereció vencer en los 90′, pero su rival se defendió notablemente. Al final hubo justicia: Brasil venció 4-3 por penales y avanzó hacia las semifinales, donde esperará al ganador del duelo entre Argentina y Venezuela. 

Por: Mike Luca (@MikeLuca7)

Una gran expectativa acechaba en Porto Alegre, dos viejos conocidos y con una historia reciente particular: recordemos que en el 2011 Paraguay llegó a la final de la Copa América disputada en Argentina, pero que en los cuartos de final enfrentó a Brasil y lo eliminó por penales, luego de igualar sin goles. Misma iba a ser la historia en el 2015, por la misma instancia de la Copa aunque esta vez disputada en Chile. El encuentro finalizó 1 a 1 (el gol del conjunto guaraní lo convirtió Derlis González, presente en el Arena do Gremio) y terminó pasando Paraguay nuevamente por penales. El “pentacampeón” buscaba el desquite, y en ningún lado podía ser mejor que de local.

El “match” en la noche arrancó como todos lo esperábamos: el dueño de casa proponiendo con la posesión del balón, mientras que su rival esperaba bastante acechado e intentaba aprovechar al máximo sus situaciones de peligro, anhelando encontrarse cómodo cerca del área del “scratch” para rematar algún tiro desde afuera, ya que cuenta con grandes lanzadores. 

Pasando los minutos el equipo dirigido por Tite empezó a tener impresiciones extrañas, con un Gabriel Jesús mal ubicado por el sector derecho y muy equívoco. Misma situación que Dani Alves. La banda derecha estaba muy insegura y los jugadores paraguayos podían darse cuenta de esto.

A los 28′ llegó una gran situación para Paraguay: llegó un centro desde el sector izquierdo y la pelota le quedó a Derlis González, quién la acomodó con el pecho y sacó un tremendo derechazo al ángulo, que notablemente pudo despejar al córner Allison Becker. 

Eduardo Berizzo (discípulo de Marcelo Bielsa) propuso un planteo magnífico en los primeros 35′, generando que su contrincante no tenga ninguna chance de gol. Aunque también siendo favorecido por la ausencia de Casemiro por suspensión, ya que llegó a las dos tarjetas amarillas.

En el complemento comenzó viéndose el mismo panorama del primer tiempo. El estado del campo de juego no favorecía, imposibilitando una gran cantidad de ocasiones para los brasileños. Paraguay comenzó a tener más errores en la faceta defensiva, que igualmente su rival no pudo aprovechar por imprecisiones en los últimos metros.

A los 54′ se produjo una ocasión clave en el transcurso del partido: entró en el medio del área en una gran arremetida Roberto Firmino, sintió el contacto del central paraguayo Fabián Valbuena y cayó dentro del área. El árbitro Tobar en su primera impresión cobró penal, pero al chequearlo al VAR lo denegó y decidió expulsar al infractor. El encargado del tiro libre fue Dani Alves, quién lo ejecutó al palo derecho del arquero, para que éste la envíe al córner. 

Con la expulsión “el toto” Berizzo decidió ingresar a Bruno Valdéz para modificar y mantener un esquema más defensivo. Paró un 4-4-1 para dejar sólo arriba a Derlis González, para que éste se pelee con los centrales brasileños. Menuda y difícil tarea.

A los 73′ Brasil tuvo una clarísima: Éverton enganchó por el costado izquierdo para mandar un notable centro, Firmino la cabeceó y se la dejó en los pies a Gabriel Jesús, para que éste se de una media vuelta y le pegue apenas desviado hacia un costado. Brasil tuvo hasta ese momento quince tiros y el 70% de la posesión. Acto seguido a esa jugada Éverton tuvo una clarísima entrando por la izquierda, un central paraguayo llegó a cortar justo para enviar la pelota al córner.

En el minuto 90 Willian enganchó de afuera hacia adentro, le pegó de zurda y el balón impactó directamente en el palo. El rebote no pudo ser interceptado por un jugador brasileño. Paraguay increíblemente volvía a salvarse. 

En los últimos minutos el conjunto dueño de casa cayó en un claro nerviosismo, ya que mereció conseguir el tanto de la victoria en todo el segundo tiempo, pero no lo pudo conseguir, ya que la defensa paraguaya demostró plena solidez y seguridad. Lo de Paraguay fue ejemplar, ya que defendió de gran manera a pesar de tener uno menos desde el minuto 55. Tuvo 22 tiros en total, contra los escasos cinco disparos de Paraguay. 

Con la injusticia del fútbol, el partido se iba finalmente a los penales. Pero más allá de que el encuentro no debió terminar de esa manera, finalizó ganando este deporte: Brasil avanzó gracias a una excelente definición de Gabriel Jesús en el quinto penal. En Paraguay erraron Gustavo Gómez y Derlis González, en “la canarinha” Roberto Firmino desvió su remate.

Locura total en la torcida del anfitrión. Merecido desahogo por un partido que fue claramente dominado por “la verdeamarela”. Los hinchas ya comenzaron a soñar con las semifinales, ya empezaron a pensar en el partido de mañana entre Argentina y Venezuela, para conocer a su próximo rival del martes, en el Estadio Mineirão (el del 7-1 frente Alemania). Los brasileños necesitan mantener la tendencia de haber ganado todas las Copas América disputadas en su tierra y quiere con todas sus ganas, de una vez por todas, sacarse esa espina reciente de no obtener títulos importantes (si descontamos la Copa Confederaciones 2013 y la medalla de oro en los JJ OO 2018). ¿Qué mejor oportunidad que venciendo a Argentina en semis y a Uruguay en la final? Brasil necesita mejorar, no se puede permitir errar todas estas ocasiones ante un rival de mayor calibre. Pero más allá de ésto, sabe que contará con toda su gente y que sin lugar a dudas, deberá seguir agigantando su historia futbolística. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *