Argentina: por la tan ansiada consagración

 Por Juan Pablo Cuello Morales (Kwell)
Se pone en marcha el sueño de campeonato de la selección albiceleste. La delegación encabezada por Alejandro Sabella ya se encuentra en Brasil, más precisamente en Belo Horizonte, concentrada para encarar el comienzo de la Copa Mundial 2014.

UN CLARO OBJETIVO: LOS 7 PARTIDOS
Más allá que por el nivel jerárquico de sus elementos Argentina siempre se transforma a priori en un candidato natural a pelear el título del mundo, las últimas performances del seleccionado han hecho que el optimismo y la esperanza de sus hinchas se haya visto mesurado para esta ocasión. Es que desde Italia ´90 que los albicelestes no llegan a disputar una instancia final de Copa del Mundo, habiendo sufrido eliminaciones tanto en cuartos de final (Francia ´98, Alemania ´06 y Sudáfrica ´10), octavos de final (EEUU ´94) y hasta en primera ronda (Corea-Japón ´02).

Por ello, seguramente será prioritario en este proceso reubicar a la Argentina en el cuadro mayor. Si bien tiene con qué pelear por el campeonato, conociendo el estilo calculador y evolutivo de Sabella y los suyos, sabemos que Argentina será un seleccionado que se trazará objetivos de “paso en paso”. Sabe que su grupo es, por lejos, de los más accesibles dentro del cuadro, y que se puede ver beneficiado con algunos cruces benévolos que podrían depositarlo sin mayores inconvenientes en las semifinales. Por tanto, está más que claro que el verdadero objetivo del seleccionado argentino es llegar a disputar los siete partidos que puede jugar en la Copa del Mundo, y a partir del cuadro semifinal perseguir el gran objetivo: el tercer título mundial, que no se obtiene desde México ´86.

LOS 23 CONVOCADOS, CON ALGUNAS POLÉMICAS
Si bien quienes han seguido íntimamente el ciclo de Pachorra Sabella al frente del seleccionado no se han visto sorprendidos por las decisiones finales en materia de convocatorias, para el resto llaman poderosamente la atención el corte que han sufrido jugadores como José Sosa, habilidoso volante con actualidad en el Atlético de Madrid pergeñado por Diego Simeone, simplemente por el hecho de haber sido un futbolista “nacido y criado” en Estudiantes de La Plata, hogar adoptivo del entrenador argentino. De hecho, son 6 los jugadores que revisten pasado Pincharrata, 3 de ellos también surgidos de su cantera (llamativamente defensores, José Manuel Basanta, Federico Fernández y Marcos Rojo) y 3 de ellos que han jugado en el club en altísimo nivel (llamativamente dos arqueros, Agustín Orión y Mariano Andújar, y el mediocampista Enzo Pérez).

Por supuesto que la gran sorpresa fue Ever Banega, mediocampista que con el objeto de poder asegurarse un puesto entre los convocados finales accedió jugar durante estos últimos seis meses en el país, en Newell´s Old Boys de Rosario, habida cuenta que no tendría chances de ser titular en el Valencia español, equipo dueño de su pase. Un irregular nivel hizo que finalmente Pachorra se decidiera por un más regular Lucas Biglia, jugador libre de lesiones y con un buen presente en la Lazio italiana.

Pero para la popular el gran ausente albiceleste será Carlos Tévez. Cansado de ganar títulos en los clubes en los que ha jugado (Boca Juniors, Corinthians, Manchester United, Manchester City y recientemente con la Juventus italiana), el Apache deberá conformarse con seguir las alternativas del Mundial desde su casa, tras haber sido protagonista en los mundiales Alemania 2006 y Sudáfrica 2010. Será difícil que Tévez, por su edad, pueda aspirar a jugar la próxima edición de la Copa del Mundo, pesando en una decisión hace tiempo tomada por Sabella una negativa de éste de formar parte del seleccionado, como así también ciertos inconvenientes de liderazgo que “Carlitos” puede llegar a suscitar en un grupo que futbolística y anímicamente se encuentra liderado y administrado por Lionel Messi (más allá que la relación entre ambos es cordial aunque no amistosa, como sí ocurre con otros valuartes como Javier Mascherano y fundamentalmente Sergio “Kun” Agüero).

tevezLa otra polémica, por así llamarla, la suscita la conformación de una defensa cuyos jugadores no convencen, pero de ese aspecto nos encargaremos en el siguiente apartado.

DE ATRÁS HACIA ADELANTE, DE MENOR A MAYOR
Los viejos manuales futbolísticos enseñan que a los equipos hay que armarlos de atrás hacia adelante. Y en dicho tren, habida cuenta de la calidad en elementos con los que cuenta el país, Sabella se ha visto con un trabajo de elaboración complicado. Por supuesto, en el Mundial pasado quedó clara la idea de Maradona: si tengo mejores elementos ofensivos que defensivos, armo una selección superofensiva, llevo muchos delanteros, los mejores mediocampistas (Riquelme fue el Tévez de aquel proceso), y veo cómo armo una defensa (llegó a jugar con cuatro centrales, con Jonás Gutiérrez de lateral, y otros dislates). Por supuesto, estas apuestas pueden funcionar ante selecciones como Corea del Sur o Grecia (con Nigeria nos salvó el cabezazo de Heinze), pero a la hora de tener que enfrentar un partido serio ante un seleccionado como Alemania los resultados estuvieron a la vista. Pues bien: lección aprendida. Tentado o no por el poderío ofensivo, Sabella repartió 7 defensores con 7 mediocampistas y bajó la dósis de delanteros a 6 (teniendo en cuenta que muchos pueden llegar a contar a Di María como volante ofensivo, se desnivelaría a 8 volantes y 5 delanteros). Por fín, números más parejos.

Claro, la situación no se da en la cantidad de los elementos convocados, sino en la calidad. Y en dicho tren, las diferencias son notables. Ninguno de los tres arqueros inspiran la total confianza del simpatizante. Sus presentes en sus equipos distan de ser los ideales (Romero no se afianza con la titularidad del arco del Mónaco francés, Andújar tampoco es titular y viene de descender con el Catania italiano, y Orión es indiscutido en el arco de un Boca Juniors absolutamente irregular). Dentro del marco de los defensores, Sabella decide por nutrirse de jugadores conocidos (los mencionados Basanta, Fernández y Rojo, este último de los más resistidos por el público), “indultados” como Demichelis, experimentados pero prácticamente desconocidos para el medio local como Hugo Campagnaro y Ezequiel Garay, constituyéndose Pablo Zabaleta en el único defensor que no levantaría una objeción total o parcial.

Con mayor calidad que cantidad, dentro del cuadro de mediocampistas la cuestión es más pareja (solo asoma Ricardo Álvarez como el jugador menos experimentado del tándem).

Por supuesto, en ofensiva ni se discute, más allá de la ausencia anunciada en el tiempo de Tévez. Con Messi a la cabeza, los nombres que conforman el plantel de atacantes es, quizás, el más poderoso del mundo. 1099 goles como profesionales repartidos entre la “Pulga”, el “Kun”, el “Fideo”, el “Pipa”, Palacio y el “Pocho” así lo confirman.

Por tanto, queda claro que el seleccionado argentino es uno que aumenta en calidad desde atrás hacia adelante. ¿Será el “talón de aquiles” del mismo no encontrar un punto de equilibrio en el rendimiento entre líneas?

CAMPEONES DESDE LA CUNA
Varios integrantes de los 23 han salido campeones con la camiseta Argentina en distintos eventos juveniles y olímpicos. En el Mundial Sub 20 disputado en Holanda en el año 2005 integraron parte de aquel plantel los jugadores Pablo Zabaleta, Fernando Gago, Lucas Biglia, Lionel Messi, Sergio Agüero y Ezequiel Lavezzi. En el Mundial Sub 20 disputado en Canadá en el año 2007 volvió a repetir el “Kun” Agüero, acompañado por Sergio Romero y Angel Di María.

argentina campeón sub20 canadá
En tanto, en materia olímpica, se consagró en Atenas 2004 Javier Mascherano, quien repitió en Beijing 2008 junto a Sergio Romero, Ezequiel Garay, Pablo Zabaleta, Fernando Gago, Angel Di María, Lionel Messi, Sergio Agüero y Ezequiel Lavezzi.

Por tanto, queda claro que Beijing 2008 sentó las bases del actual seleccionado nacional. ¿Podrá este equipo conformado mayoritariamente por aquellos muchachos repetir la hazaña en la máxima justa internacional del fútbol?

EL ASCENSO MÁS QUERIDO
Otra curiosidad de este plantel seleccionado la constituye la presencia de varios elementos que fueron formados en clubes que participaban en los torneos de ascenso argentino. El caso más emblemático quizás sea el de Hugo Campagnaro. El multifacético defensor se formó en el Deportivo Morón, club en el que jugó desde el ´97 hasta el 2002, año en que fuese vendido a la Sampdoria italiana. Es el único de todos los jugadores que habiendo jugado en el país no participó en ningún torneo Primera División.

El que más “trayectoria” tuvo en los torneos Argentino “B” y “A” ha sido Rodrigo Palacio, quien se formara en el club Bella Vista de Bahía Blanca, donde logró el ascenso en los duros torneos del interior del país, para luego vestir la camiseta de Huracán de Tres Arroyos, ya en la “B” Nacional. Luego le llegaría el turno de triunfar en Banfield y en Boca, para luego sí emigrar hacia el exterior.

Enzo Pérez es otro jugador con varias temporadas iniciales en la “B” Nacional. Del 2003 al 2006 defendió los colores del club que lo vió nacer, Godoy Cruz Antonio Tomba, logrando el ascenso a Primera y una posterior transferencia a Estudiantes de La Plata.

Lucas Biglia también debutó en el ascenso cuando Argentinos Juniors anduvo por allí durante la temporada 2003-2004. Luego sumó minutos en Primera y fue transferido a Independiente antes de partir hacia Bélgica.

El “Pocho” Lavezzi se formó en la dura “B” Metropolitana, donde ya había logrado despertar la atención de los seleccionadores juveniles. Fue goleador de Estudiantes de Buenos Aires durante la temporada 2003-2004, y de allí partió hacia San Lorenzo.
Por último, nos quedamos con Mariano Andújar. El golero surgió de Huracán, y atajó para el “Globo” del 2003 al 2005 en la “B” Nacional.

UN FRANCÉS Y UNO QUE NUNCA JUGÓ EN EL PAÍS
Dentro del cuadro de atacantes encontramos a dos jugadores que tienen antecedentes “raros” para aquellos fanáticos de las estadísticas del seleccionado argentino. Gonzalo Higuaín es francés. Nació en el país galo cuando su padre, Jorge Nicolás Higuaín, defendía los colores del Brest luego de su paso por Boca y antes de su llegada a River. El “Pipita” fue tentado por la F.F.F. para formar parte de sus seleccionados juveniles, tal como aconteció en su momento con David Trezeguet, pero prefirió jugársela y apostar a pertenecer al seleccionado argentino, algo que finalmente terminó sucediendo.

El jugador que nunca jugó en equipo alguno de nuestro país es, por supuesto, Lionel Andrés Messi, quien si bien se formó en las inferiores de Newell´s Old Boys de Rosario partió hacia Barcelona a la tierna edad de 13 años.

MUCHOS JUGADORES CON POCA EXPERIENCIA NACIONAL
Una característica de muchos de los jugadores argentinos es que han disputado muy pocos partidos en el medio local antes de emigrar hacia el extranjero, donde han protagonizado la mayor parte de su carrera.

Amén del caso emblemático de Messi, podemos destacar que Sergio Romero atajó solo 4 de sus 230 partidos de clubes en Racing Club antes de ser vendido a Holanda. Garay lo hizo en 13 de 261 partidos jugados (Newell´s Old Boys), Demichelis en 51 de 447 (River Plate), Rojo en 43 de 121 (Estudiantes de La Plata), Basanta en 60 de 306 (entre Estudiantes de La Plata y Olimpo de Bahía Blanca), Gago en 93 de 326 (Boca y Vélez), Biglia en 87 de 421 (Argentinos e Independiente), Maxi Rodríguez en 105 de 487 (en Newell´s Old Boys en dos etapas), Mascherano en 46 de 495 (River Plate), Alvarez en 43 de 139 (Vélez), Di María en 34 de 359 (Rosario Central), Agüero en 54 de 438 (Independiente) y Lavezzi en 122 de 424 (entre Estudiantes de Buenos Aires y San Lorenzo).

OTRAS ESTADÍSTICAS
Los arqueros suman 933 partidos como profesionales. Los defensores, 2196. Los mediocampistas 2456 y los delanteros 2518. Entre todos, suman 8103 partidos como profesionales.

Los defensores han convertido 131 goles (18 goles promedio por futbolista), los mediocampistas 219 (31 goles promedio “per cápita”), y los delanteros ¡1099! (183 goles por cada uno de ellos como promedio).

El promedio de edad de los jugadores es de 28.6 años. Los arqueros tienen el promedio más alto (29.7), los defensores y mediocampistas logran una increíble paridad de 28.7, y los delanteros son los más “jovencitos” (27.5).

Hugo Campagnaro y Martín Demichelis son los jugadores más experimentados (33 años). En tanto, Marcos Rojo es el más jovencito, con 25 años.

La liga que más jugadores aporta al seleccionado es el “Calcio”, con 7 jugadores (Andújar, Campagnaro, Fernández, Biglia, Alvarez, Higuaín y Palacio). Le siguen España con 4 (Fernández, Mascherano, Di María y Messi), empate entre la Argentina, Inglaterra y Portugal con 3 (Orión, Gago y Rodríguez / Zabaleta, Demichelis y Agüero / Garay, Rojo y Pérez), Francia con 2 (Romero y Lavezzi), y México con 1 (Basanta).

En tanto, el club que más jugadores le aporta al seleccionado es el Manchester City inglés, donde juegan precisamente Martín Demichelis, Pablo Zabaleta y Sergio Agüero.

EL SUEÑO, EN MARCHA
En vista del marco previo, reitero, el seleccionado argentino tiene colocada nuevamente la pilcha de campeonato. Cuenta con el mejor jugador del mundo (Lionel Messi), quien se encuentra acompañado tanto por amigos como por jugadores que entienden perfectamente quién manda dentro del campo de juego (Agüero, Higuaín, De María). Muchos de sus elementos se conocen desde la época de juveniles, y saben todo lo que cada uno de ellos pueden dar. El gran dilema se levanta en defensa y, como lamentablemente ocurriese en Estados Unidos ´94 con Maradona, ver si existe un “Plan B” ante una ausencia de Lionel Messi.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *