Debút con derecho a soñar

Por Gabriel Ruiz (@gabo_xnz)

Italia derrotó 2 a 1 a Inglaterra en la primera fecha del grupo D de la Copa del Mundo Brasil 2014. Claudio Marchisio abrió el marcador a los 35 de la primera mitad para la Azurra y Daniel Sturridge empató 2 minutos después. Mario Balotelli marcó de cabeza el tanto decisivo a los 5 de la etapa complementaria para ubicar a los dirigidos por Cesare Prandelli segundos, por diferencia de gol, detrás de Costa Rica.

Italia comenzó con el pie derecho. Eso no es poco si se tiene en cuenta el mal trago que significó el Mundial de Sudáfrica 2010 donde siendo los campeones defensores fueron eliminados en la etapa de grupos. En este duelo de potencias europeas, se vio un estilo diferente en ambas debido a las nuevas generaciones con las que cuentan.

El comienzo del encuentro jugado en el Arena Amazonia fue de ida y vuelta con formas de juego muy diferentes: la Azurra en una versión muy distinta a su histórico catenaccio, buscó imponer el toque y la posesión, por momentos cansina, sin profundidad; mientras Inglaterra apostó a la presión, velocidad y contragolpe de su joven ataque.

Las primeras acciones de peligro fueron con remates desde lejos: Raheem Sterling sacudió la red  del lado de afuera y le robó el grito de gol a varios hinchas desprevenidos, luego Jordan Henderson hizo trabajar al arquero Salvatore Sirigu, reemplazante del lesionado Gianluigi Buffon. Los italianos, conducidos por Andrea Pirlo, buscaban intimidar por la derecha con el tándem que proponían Matteo Darmian y Antonio Candreva. Precisamente este último, exigió desde varios metros a Joe Hart. Mientras, Mario Balotelli mostraba su descontento por la soledad con la que luchaba con los centrales ingleses.

La Azurra del toque sufría los contraataques que le dieron tanto resultado en su historia: Wayne Rooney por izquierda, Danny Welbeck por derecha, Sterling por el centro, detrás de Sturridge, ponían en jaque a los centrales italianos. Justamente, Andrea Barzagli le ahogó la oportunidad al centrodelantero, al cortar un pase atrás de Welbeck, luego de una gran jugada individual.

Los 4 veces campeones del Mundo llegaron al gol, a los 35 minutos, gracias a una jugada preparada de saque de esquina: cuando Inglaterra esperaba el centro, jugaron corto para Marco Verrati quién cedió más atrás a Pirlo, que amagó, generando el desconcierto defensivo, y dejó pasar la pelota para Marchisio que controló e inmediatamente sacó un fuerte remate razante al segundo palo de Hart.

victoria parcial italia

Pero Italia bebió de su propio veneno tan solo 120 segundos después: Sturridge, casi sobre el círculo central, asistió en diagonal la corrida por izquierda de Rooney, tomando por sorpresa a la línea de fondo. La figura de Manchester United envió un centro pasado que con derecha impactó Sturridge, por detrás de Paletta, marcando el empate.

En los minutos agregados, Balotelli tuvo su primera chance, tras una gran asistencia de Pirlo, al definir con poco ángulo por arriba de Hart pero que Phil Jagielka despejó sobre la línea. De ese corner, Candreva tuvo su gol pero el primer poste se lo negó.

El segundo tiempo comenzó con posesión inglesa un tanto lenta e Italia cediendo metros en el campo. Sirigu sacó abajo sobre su primer palo un remate desde afuera de Sturridge.
A los 5 minutos, Candreva, por derecha, enganchó para sacarse de encima a Baines y centró al segundo palo para Balotelli, detrás de Cahill, que puso la cabeza para desviarla al fondo del arco.

festejo dos a uno balotelli

Inglaterra obligado, siguió adelantándose con un Rooney que dejó el sector izquierdo para moverse con más libertad. Italia agazapado no se apresuraba y a toque lento, pero seguro, le sacaba intensidad a su rival, de la mano (y el cerebro) de Pirlo. Hart canceló otra chance tras un centro de Thiago Motta que Balotelli esperaba con ansias.

En el primer cuarto de hora, Rooney tuvo la más clara cuando desvió un remate en soledad ante el desconcierto de la defensa rival, que supuso una posición adelantada que no era tal. Luego, Ross Barkley, que ingresó por Welbeck remató cruzado pero Sirigu nuevamente canceló la chance de empate.

A medida que el tiempo pasaba, se veía un equipo inglés cada vez más cansado que tenía como única llave a un Sterling movedizo que poco a poco se diluyó en los mano a mano con Giogio Chiellini y sus asistentes en la marca.

En los 20 minutos finales, los entrenadores volvieron a mover piezas. Prandelli reemplazó a Balotelli, cansado por el esfuerzo, e ingresó el veloz Ciro Immovile para darle oxígeno al ataque. Hogdson, por su parte, sacó a Henderson para que Jack Wilshere fuera al campo. Gerard quedaba como volante central más retrasado.

Pese al intento,  Inglaterra siguió tocando sin profundidad ante el terreno que le cedió Italia. Un tiro libre por arriba de Gerard y un remate alto de Rooney fue lo más peligroso, mientras Pirlo era dueño y amo de los tiempos de lo que quedaba. Precisamente él, de tiro libre en tiempo de descuento, impactó la pelota sobre el travesaño ante la mirada atónita de Hart.

La Azurra comenzó con una sonrisa ante un rival duro, que supo complicarlo. El juego de posesión le alcanzó, pero a futuro deberá sumarle velocidad al ataque y ajustar el trabajo de la dupla Barzagli – Paletta. Aún así, desde los pies de Pirlo se atreve a soñar con la obtención de su quinta Copa del Mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *