Desató la tragedia griega

Por Lucas Giannotti (@LucasGiannotti9)

Costa Rica empató 1-1 con Grecia y se clasificó a cuartos de final tras vencer 5-3 en los penales. Bryan Ruiz puso en ventaja a los Ticos, que no pudieron aguantar con un hombre de menos tras la expulsión de Oscar Duarte y vieron como los helénicos les empataron a sólo 2 minutos del final. Socratis Papastathopoulos fue el encargado del agónico gol.

Imprecisos, incómodos y desacostumbrados a tener protagonismo. Ninguno quiso hacerse cargo de la pelota. Ambos estuvieron preparados para defenderse y ver como el rival manejaba los tiempos. Como no hubo un protagonista, el partido fue aburrido y dejó pocas chances de gol. Sin embargo, la actitud, la garra y el corazón de los jugadores fueron indiscutibles.

Tan sólo una jugada griega se destacó en la primera parte. El lateral izquierdo, Kolevas, tiró un centro desde la izquierda que fue bien aprovechado por Dimitrios Salpingidis, pero que Keylor Navas desvió al córner.

En el complemento, llegó el gol centroamericano. Christian Bolaños asistió a Ruiz, quién ubicó la pelota en un lugar privilegiado del arco y dejó sin reacción alguna al arquero, Orestis Karnezis.

festejo de gol de bryan ruiz ante Grecia

A los 66 minutos, y por una doble amarilla, Oscar Duarte dejó a su equipo con un hombre menos y de esa manera, Costa Rica aguantó todo lo que pudo. Sin embargo, en los últimos minutos, Papastathopoulos terminó con el imperio defensivo costarricense y forzó la situación al tiempo extra.

empate de grecia

Sin demasiados sobresaltos, los 30 minutos pasaron desapercibidos y dieron lugar a los penales, que fueron más esperados por los americanos que por los europeos.

Borges, Ruiz, González, Campbell y Umaña contribuyeron a la hazaña de los centroamericanos, que se complementó con el penal ejecutado por Gekas y detenido por Keylor Navas. De nada sirvieron los goles de Mitroglou, Christodoulopoulos y Holebas.

costa rica clasificación por penales ante grecia

Costa Rica hizo historia y se metió por primera vez en cuartos de final. Es uno de los mejores ocho del mundo. Del otro lado, está Grecia, con la bronca lógica pero con la cabeza en alta. Con su particular estilo de juego pudo llegar hasta octavos, pero fue la suerte quién decidió el destino de ambas selecciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *